Contexto

La escasez de agua en el norte de nuestro país es una de las principales causas que ha condicionado el desarrollo.

El país enfrenta una grave escasez hídrica por diversos factores, pero principalmente se debe un desbalance en la baja disponibilidad del recurso y el requerimiento de su uso, en aumento progresivo.

El fenómeno que actualmente afecta a comunidades, la agricultura, sectores industriales y sobre todo a la minería, es un problema que puede ser resuelto en gran medida con la desalación de agua de mar.

AGUA

.

ENERGÍA

.

ECOLOGÍA

.

TECNOLOGÍA

.

Ubicación

La Región de Atacama requiere de nuevas fórmulas para la gestión de los recursos hídricos y el abastecimiento de energía, así como de nuevas fuentes de desarrollo. Es así que ENAPAC se ha propuesto ofrecer una alternativa para aportar al desarrollo local, con una respuesta innovadora a estos desafíos.

El proyecto ha integrado en su planificación las características propias del entorno inmediato, tanto físicas como de la realidad socio-cultural. De esta forma, el emplazamiento está proyectado en un sector que responde a estas características.

La mayor sección del proyecto estará emplazada al interior del predio privado de la Sociedad Los Llanos S.A., que se encuentra a 30 kms al sur de la ciudad de Caldera y a 32km y 36 km al oeste de las ciudades de Copiapó y Tierra Amarilla, respectivamente.

Desaladora

La planta desaladora está proyectada para una producción promedio de 1.000 l/s de agua desalada, es decir, será una planta de gran escala con capacidad de producción flexible, por lo que será de una tecnología innovadora y de punta. En ésta se llevarán a cabo los distintos proceso de tratamiento del agua, para luego impulsar el agua desalinizada hacia el espacio el reservorio del proyecto.

El agua de mar será extraída a 20 metros de profundidad aproximadamente, con el fin de disminuir el impacto al medioambiente. Luego, el agua es transportada a la planta desaladora donde se realiza un pretratamiento por flotación, decantación y filtrado. A continuación, el agua ingresa al proceso de Osmosis Inversa (RO por la denominación en inglés Reverse Osmosis) donde se somete a altas presiones con el fin de filtrar la sal, proceso que se optimiza utilizando recuperadores de energía y mejorando la sustentabilidad del proyecto. A continuación se hace un post tratamiento de remineralización y control del Ph. De este proceso se obtienen el agua desalinizada y la “salmuera” (agua con mayor concentración salina) equivalente al 60% del volumen captado, la que es devuelta al mar con un sistema de difusores que permite su disolución sin alteraciones en el ecosistema.